Emiten nuevos reglamentos de redes privadas de datos y sistemas inalámbricos de alta velocidad

Las resoluciones 98 y 99 de 2019 del Ministerio de las Comunicaciones (Mincom) son publicadas este miércoles en la Gaceta Oficial, y van dirigidas a ordenar las redes privadas de datos y los sistemas inalámbricos de alta velocidad en las frecuencias de 2,4 Ghz y 5 Ghz, según trascendió la víspera en conferencia de prensa efectuada en la sede de la entidad.

Wilfredo López Rodríguez, director de Regulaciones del Mincom, explicó que los nuevos reglamentos —que entrarán en vigor el próximo 29 de julio— habilitan la creación de redes privadas de datos para personas naturales, además de las personas jurídicas.

Es este un paso para contribuir a la informatización de la sociedad, el bienestar de los ciudadanos, la soberanía del país y la prevención contra efectos nocivos de radiaciones no ionizantes, apuntó.

Con este paso que hoy da Cuba, dijo López Rodríguez, se aumentan los canales de comunicación entre las personas y el acceso de los ciudadanos a las nuevas tecnologías.

En concreto, los reglamentos habilitan la licencia de operación de redes exteriores de datos privadas para las personas naturales, quienes las podrán usar en las frecuencias de la banda de 2400 Mhz a 2483.5 Mhz, y de la banda de 5725 Mhz a 5850 Mhz.

Si la red de datos se ubica en el interior de la vivienda, y es sin fines de lucro, no requerirá de licencia.

Generalmente estas redes se crean a partir de la instalación de equipos inalámbricos de transmisión de datos, que popularmente en Cuba se conocen como «nanos», o de conexiones alámbricas mediante el tendido de cables conectados a un equipo de red o switch.

Algunos aspectos a conocer

Con las nuevas regulaciones se especifica que la red alámbrica puede alcanzar las viviendas de un edificio y otras viviendas dentro de la manzana donde se encuentre el núcleo de la misma, pero no pueden atravesar la vía pública. En ese sentido, si al cruzar la calle se quisieran conectar otros usuarios, debe hacerse mediante un enlace inalámbrico cuya potencia efectiva no exceda los 100 miliwatt, o lo que es lo mismo, un rango de unos 200 o 300 metros.

La licencia de operador de red tiene un valor de diez pesos cubanos (CUP), y una vigencia de dos años. Asimismo, emplear una antena inalámbrica exterior requiere de otra autorización por valor de diez pesos, con una vigencia de cinco años.

Las autorizaciones para utilizar la antena en exteriores y la licencia de operador de red privada serán obtenibles mediante dos vías: a través de un formulario en línea que se habilitará en el sitio web del Mincom (www.mincom.gob.cu), o en las direcciones territoriales de la Unidad Presupuestada Técnica de Control del Espectro Radioeléctrico. Aclara la norma que para tramitar la licencia de redes privadas inalámbricas con antena exterior, las personas naturales requieren ser propietarias del inmueble donde se instalará. En el caso de los trabajadores por cuenta propia, si desean instalar una en el local donde ejercen la actividad deben contar con previa autorización del arrendador, propietario o usufructuario del inmueble.

A través de las mencionadas vías será posible igualmente solicitar otra nueva facilidad que se establece con estas normativas: la importación de equipos inalámbricos de transmisión de datos. Al respecto David Wong, segundo jefe de la Dirección General de Comunicación del Mincom, explicó que ello será viable una vez que entren en vigor las nuevas normativas, el 29 de julio próximo.

Para tramitar la licencia de importación de un equipo las autoridades sugieren verificar que esté homologado en el país a partir de una lista que también será publicada en la web del Mincom. El trámite de solicitud de importación tiene un período de 30 días hábiles y debe hacerse por la persona que hará la acción de importación, sea residente en Cuba o en el extranjero. Es decir, si un amigo que vive en otro país desea importar este equipo sin fines comerciales como un regalo, puede obtener el permiso a través de la web del Mincom, y una vez que llegue a la Aduana lo presenta junto al equipo.

Con las nuevas normativas se habilita además a la red minorista del país para que comercialice los equipos homologados, opción que permitiría a la población adquirirlos de forma directa y segura.

Se destaca igualmente que las redes privadas de datos podrán conectarse a la red pública de Etecsa, lo cual brindará un acceso seguro a la plataforma Nauta.

Para quienes hoy poseen una red privada de datos, una vez que entren en vigor las nuevas normativas tendrán hasta 60 días para ponerlas en regla, aclararon los directivos del Mincom.

Con estas nuevas normas el Ministerio de las Comunicaciones da seguimiento a lo establecido en el artículo 11 de la Constitución de la República, el cual menciona, entre otras cuestiones, que el Estado ejerce soberanía y jurisdicción sobre el espectro radioeléctrico.

De acuerdo con la viceministra de Comunicaciones, Ana Julia Marine López, las normas jurídicas que reglamentan el espectro son necesarias para su optimización, para evitar interferencias y la degradación de servicios públicos brindados a través de este recurso natural.

Recurso finito y soberano

Hace un par de años nos acercamos al espectro radioeléctrico y cómo es administrado en Cuba, recurso que resulta estratégico para cualquier nación, porque a pesar de ser natural tiene un carácter finito, y en el caso de nuestro país reviste especial importancia en el proceso de informatización de la sociedad.

Pablo Julio Pla Feria, director general de Comunicaciones del Mincom, explicó a Juventud Rebelde que el espectro radioeléctrico es soberano, y es regulado por cada nación a partir de las normas elaboradas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Por la variedad de servicios que existen en el espectro es importante su planificación, regulación, administración y control, lo cual garantiza que transmisor y receptor se comuniquen, indicó Pla Feria.

En ese sentido, ejemplificó que un servicio que utiliza el espectro radioeléctrico es la televisión. Actualmente en Cuba esta se emite en señal analógica y digital, con señales asociadas a bandas de frecuencia, que no son más que secciones dentro del espectro, capaces de brindar el servicio a toda la población.

A medida que aumentamos la instalación de nuevos transmisores de televisión digital terrestre, incrementamos el uso del espectro radioeléctrico. La misma situación sucede con la radio, agregó el directivo.

Cuando en una misma frecuencia del espectro aparece otro transmisor no autorizado, añade, entonces se produce una interferencia que puede degradar el servicio o impedir que este sea brindado.

En los últimos años, agrega Pla Feria, en Cuba y en el mundo han aumentado los servicios que se valen del espectro radioeléctrico para su funcionamiento.

Así, dijo que el incremento de los sitios para acceso a internet, con el empleo de las bandas de 2,4 y 5 Ghz, son prueba de ello. Se suma a esto el incremento de dispositivos que incorporan las bandas wifi de fábrica, como impresoras, cámaras de video y fotográficas, ordenadores y tabletas, así como dentro de la industria automovilística con aplicaciones en el interior de los transportes.

Desde 2017, continuó Pla Feria, se puso en funcionamiento el primer transmisor de alta definición para la televisión, equipo que hoy está presente en todas las cabeceras provinciales.

El acelerado crecimiento de la telefonía móvil, en la cantidad de usuarios por año y con el lanzamiento de internet móvil en diciembre de 2018, ha generado que se haga necesaria la instalación de un número mayor de radio bases para satisfacer la creciente demanda. Cada nueva radio base demanda de cuatro bandas de frecuencia dentro del espectro radioeléctrico. En Cuba, de forma mayoritaria, la banda más empleada es la de 900 Mhz.

Desde marzo de este año, añadió, comenzó la prueba del servicio de internet en los móviles soportado por la 4G o LTE, lo cual también usa el finito recurso natural.

Las comunicaciones satelitales también demandan del espectro radioeléctrico y su aplicación es muy amplia, no solo para el tradicional tráfico de voz y datos, sino para informaciones necesarias en la vida cotidiana, como el estudio del clima y el control de la aeronavegación, entre otras.

El Ministerio de las Comunicaciones tiene el encargo de regular y administrar este recurso natural en nombre del Estado cubano, razón por la cual se publican estas nuevas normativas, finalizó Pla Feria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir
Compartir