Vietnam y el milagro tecnológico (I parte)

De ser una nación manufacturera y agrícola, el país de los anamitas hoy crea productos de altas prestaciones que satisfacen necesidades locales y tienen aplicaciones extrafronteras

Hablar de los avances de un país en cualquier materia es siempre un reto. Especialmente cuando son múltiples y uno, como visitante extranjero, quiere absorberlo todo en unas pocas jornadas.

Durante cinco días una delegación de prensa de Cuba, en la que se encontraba este reportero, visitó Vietnam para conocer de primera mano sobre la marcha del desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), en esta nación del sudeste asiático.

Si tuviera que resumir lo vivido, sería así: de ser un país manufacturero y agrícola, hoy Vietnam se encamina a crear productos TIC de altas prestaciones que satisfagan necesidades locales y también tengan aplicaciones en otras naciones.

Todo ello gracias a un plan gubernamental impulsado desde inicios de este siglo para posicionar a la nación como puntera en el sector de las nuevas tecnologías. Sobre algunas de las experiencias vividas les cuento a continuación.

El reino del silencio

«Por favor, quítense los zapatos», nos dijo María, nuestra guía. «Esta compañía tiene una filosofía de trabajo especial», agregó mientras dejábamos los zapatos en un estante y nos dirigíamos por unas escaleras hacia las oficinas principales. En Bkav, empresa que se dedica a la producción de antivirus y soluciones de seguridad informática en Vietnam desde 1995, sus dirigentes quieren que los trabajadores se sientan como en casa. Por eso todos laboran sin la presión de unos zapatos en sus pies. La singular experiencia se ha mantenido durante décadas, hasta convertirse en uno de sus sellos distintivos. Así, los pasillos de Bkav son el reino del silencio, y cada espacio está ocupado por computadoras en las cuales cientos de manos jóvenes vierten infinitas líneas de código.

Esta es una de las principales empresas tecnológicas de Vietnam, y está considerada entre las diez marcas más famosas del país.

Con 20 millones de clientes, además de crear antivirus y soluciones de seguridad, fabrican productos de domótica y trabajan de la mano con los gobiernos locales en la implementación de innovaciones destinadas a hacer ciudades inteligentes, explicó Hai Tran, director mánager de la empresa.

Entre sus principales descubrimientos como empresa de seguridad destaca una vulnerabilidad en el navegador Google Chrome, encontrada a pocos días de su lanzamiento en el año 2008.

Asimismo, fue esta empresa la que descifró problemas de reconocimiento facial en el iPhone X —lograron superar esa medida de seguridad—, y también resolvió el misterio de los ataques de denegación de servicio que de forma masiva sufrieron Corea del Sur y Estados Unidos en 2009, los cuales habían creado un conflicto diplomático con Corea del Norte, demonizada a priori como responsable de los mismos, cuando en realidad fueron originados por una red de computadoras controladas desde el estado de Florida, en la nación norteamericana.

Para Bkav los jóvenes son muy importantes. Sus creadores son graduados de la Universidad Politécnica de Hanoi, y desde que se fundara la empresa han mantenido estrechas relaciones con la casa de altos estudios en la búsqueda de talentos, con énfasis en las ingenierías Electrónica y de Telecomunicaciones.

Bkav destaca por sus productos antivirus y de ciberseguridad. Foto: Bkav

Entre sus productos destaca el Bkav Network Inspector, una solución que revisa el tráfico en la red en tiempo real, así como el antivirus Bkav Endpoint. También ha desarrollado numerosos productos de domótica para hacer de las viviendas lugares más inteligentes, y ahora se enfoca en soluciones destinadas al Internet de las Cosas, como parte de un plan para convertir en «inteligentes» a las ciudades vietnamitas.

Bkav también ha colaborado con Cuba. Según Hai Tran, en 2014 brindaron capacitaciones a connacionales en temas de ciberseguridad, y pretenden profundizar las relaciones luego de una visita que realizara a la sede de la empresa nuestro ministro de Comunicaciones, Jorge Luis Perdomo Di-Lella, el pasado mes de mayo.

En un edificio de Hanoi los trabajadores de Bkav siguen ahora mismo creando e innovando, siempre descalzos. Hai Tran asegura que el camino iniciado en 1995 no se detendrá, y espera que algún día su empresa tenga vínculos más firmes con un archipiélago caribeño a 15 000 kilómetros de distancia.

Un centro para toda Asia

A una zona de la ciudad de Hanoi se le conoce hoy como el Silicon Valley vietnamita. Múltiples son las empresas que allí han establecido sus bases de operaciones para, tecnología mediante, modernizar la nación.

Una de las más reconocidas es CMC Corporation, cuyo eslogan de trabajo es de lo más interesante: aspirar a inspirar el mundo digital.

Allí nos recibió una comitiva de dirigentes de la empresa, encabezada por Nguyen Thanh Luu, líder del departamento de Marketing y Comunicación.

Fundada en 1993, CMC Corporation comenzó su camino en el mundo de la tecnología con la manufactura de piezas de ordenador, aunque hoy se enfocan más hacia los servicios en línea.

Entre sus múltiples triunfos y premios, esta empresa se encuentra dentro de las primeras diez de Asia en cuanto a centros de datos, y tiene planificado convertir a Vietnam en la pasarela del tráfico de internet de toda esa zona geográfica, a partir de ofrecer nueva infraestructura de una forma muy competitiva, plan que ejecutarán al menos hasta 2023.

Thanh Luu explicó que entre los clientes de CMC figuran empresas como Google, Microsoft, Amazon y Oracle, entre otras.

CMC Corporation es una de las principales compañías tecnológicas de Vietnam.

Un punto muy fuerte en el trabajo de la empresa es el centro de seguridad de los datos. Ha The Phuong, vicepresidente de la división de Ciberseguridad de CMC, resumió el trabajo de esta forma: con los datos y su seguridad sucede como con la salud, todo el mundo sabe que debe cuidarse para estar bien, pero se acuerdan de ello una vez que enferman. En CMC tomamos muy en cuenta la seguridad de los datos, y por ello insistimos en desarrollar productos enfocados en ese sentido.

Desde 2008 CMC ha invertido mucho en la seguridad de los datos. Según pudo conocer este diario hoy cuentan con una solución integral que han llamado Centro de Operaciones de Seguridad de Siguiente Generación.

Este reportero pudo visitar el centro, que funciona como una unidad de control en la cual se monitorea el tráfico de internet para detectar anomalías y actuar en consecuencia.

Phuong explicó que para sobrevivir a las siempre crecientes amenazas de ciberseguridad las empresas deben asumir una posición proactiva que permita reaccionar de forma anticipada a posibles riesgos.

Como beneficios de este sistema de defensa digital desarrollado por CMC, señaló que es posible reducir los costos de inversión en seguridad de redes, brinda una vista en tiempo real de lo que acontece en cuanto al tráfico de datos en la empresa, e incrementa los niveles de seguridad para hacer más difícil una labor de hackeo.

El sistema se basa en técnicas de machine learning —aprendizaje autónomo— e inteligencia artificial para analizar la mayor parte del tráfico de datos, y también requiere de la intervención de expertos humanos, especialmente para el análisis forense de los incidentes detectados en aras de prevenir futuros ataques.

Destino global de inversiones TIC

Con una posición geográfica privilegiada en el sudeste asiático, Vietnam se ha convertido en los últimos años en el destino favorito de no pocas compañías de alta tecnología.

No se trata de algo fortuito: el Gobierno vietnamita previó enrumbar la economía del país por la senda de las nuevas tecnologías, y en ese sentido elaboró una serie de políticas que permitieron un incremento significativo de las inversiones durante la última década en ese sector.

De acuerdo con la consultora Dezan Shira & Associates, Vietnam vive un fuerte crecimiento en múltiples frentes. De particular interés ha sido el continuo incremento del mercado interno de consumo, que se ha desarrollado a pasos agigantados. Se espera que este crecimiento continúe por algún tiempo con una tasa anual del 20 por ciento.

Si bien este país es ampliamente conocido por ser una ubicación privilegiada para la industria textil, hay muchas otras áreas comerciales que experimentan un crecimiento significativo. Por ejemplo, Vietnam está en camino de convertirse en un lugar clave para la fabricación de alta tecnología, con compañías como Samsung, LG Electronics, Nokia, Intel y Panasonic ya establecidas en sus tierras. Otras áreas de negocios incluyen tecnología de información y comunicaciones, industria automotriz y dispositivos médicos.

En 2017 las exportaciones de teléfonos móviles en Vietnam superaron un valor de 45 000 millones de dólares, lo cual había previsto el Gobierno al impulsar el plan desde 2009, según datos oficiales. Mucho peso tiene en esto Samsung, que ha establecido su principal base de operaciones en la tierra de los anamitas.

Aunque la industria textil continuó en segundo plano, con 25 000 millones de dólares exportados, en una tercera posición se ubicó ese año la fabricación de computadoras y partes y piezas electrónicas, curiosamente con el mismo valor exportable de la industria del vestir.

Y si de comercio electrónico se trata, Vietnam se ha convertido en un importante mercado para la inversión extranjera en actividades relacionadas con este campo, así como en el método preferido de compras de su población, especialmente los jóvenes.

A finales de 2018 el mercado de comercio electrónico había alcanzado en Vietnam 6 200 millones de dólares, cifra que se espera aumente hasta los 10 000 millones en 2020.

Este panorama muestra el crecimiento de la nación asiática, algo en lo que también ha influido que la economía de China haya transitado de ser manufacturera a tener una mayor inclinación en los servicios. Ese crecimiento marcha, además, acompañado por políticas donde la ciberseguridad es prioridad.

Fuente: Juventud Rebelde

Deja una respuesta